destacado-230516El día que un “lolo” me dio el asiento en la sala de clases en un curso de inglés y me dijo “Siéntese, aquí está desocupado”, fue el principio del fin.  La vejez estaba tocando a mi puerta, sonó la 5ª sinfonía de Beethoven y corrí desesperada buscando una puerta que me alejara de ella. Lamentablemente la huida fue infructuosa y caí rendida asumiendo que el momento había llegado.

¿Qué pasó?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, son las preguntas que se agolparon en mi mente. La respuesta me la dio Pablo Milanés y me dijo “El tiempo pasa, y nos vamos poniendo viejos…” (y otra vez el hecho de escuchar a Pablo Milanés me hizo sentir que el tiempo había pasado aún más).

Tuve las más terribles pesadillas, desde caída de dientes, pelo y uñas, síndrome de persecución y desarrollar una visión ultra mega láser que me hizo ver arrugas donde de verdad no había nada. Fui al mall y quise volver a mi estilo de antaño, pero la talla 38 del departamento de “lolas” no es el mismo 38 que el departamento señoras, quise ir a bailar, salir con mis amigas y rememorar la gloriosa juventud. Fue entonces cuando me di cuenta que estaba perdiendo el tiempo. No me interesa volver a ser “lola”, no me importa que la ropa no me entre y que el estilo ya no sea el mismo, a las 12:30 a.m. moría de sueño y evocaba la tibieza de mi cama y los pies me dolían a morir después de bailar 20 minutos.

Asumo con alegría esta nueva etapa, me rio si me dan el asiento y disfruto los privilegios de la edad madura, porque la juventud no es externa sino interna, el corazón joven es lo que cuenta (con esto trato de, conformarme).

Por eso hoy decido disfrutar mi madurez, pero a la vez volver a sentirme joven llevando mi celular, notebook y tablet en una maravillosa cartera Kingons. Ya que su estilo combina con mi ropa casual y formal, siendo ideal para esta y todas las etapas de la vida, donde necesitas sentirte cómoda y segura con tus cosas. Su comodidad y poco peso hacen que en muchas ocasiones me olvide que llevo un equipo de 2kg o más, aparte de todos los accesorios típicos de una mujer.

Kingsons siempre tiene un modelo para cada ocasión y un estilo para cada edad.

[products ids=»831, 848, 856, 863″]